HISTORIA
El ajo (Allium sativum) es una planta herbácea de la familia de las liliáceas que se cultivan en conzas de clima templado y seco para obtener bulbos aromatizantes y medicinales.

Esta es la definición básica que podemos encontrar en cualquier enciclopedia, pero el ajo es, cultural e históricamente, mucho más, ya sea en la gastronomía de afamadas cocinas, entre ellas la mediterranea, lo consideran ingrediente fundamental, la medicina probablemente sea la planta curativa más conocida y utilizada o las prácticas máginas de fama universal es su aplicación como ahuyentador de vampiros.

Se ha situado el origen de estaplanta en el Asia Central, en la desértica región siberiana de Kirgiz. En esa zona los veranos son secos y cálidos, con escasas precipitaciones, y la planta del ajo tuvo que adaptarse a este áspero clime. El ajo tuvo que crecer cuando habia humedadm en la primavera y el otoño, y también tuvo que poder sobrevivir sin el agua en los meses excepcionalemnte secos del verano y el invierno. Así, la planta se adaptó a su ambiente de modo que el ciclo de su crecimiento comenzará en el otoño, para aprovechar las precipitaciones de esa época, y cuando llegaron los fríos inviernos o los veranos secos y calurosos se mantuvo inactivo. Los dientes del ajo almacenan grandes cantidades de aliment, que le permitían soportar largas etapas de inactividad y esperar a que llegaran las lluvias de la primavera para que la planta continuara su proceso de crecimiento. Su sistema de enraizamiento y sus hojas relativamente pequeñas fueron laclave de la supervivencia de esta planta.

Un pensamiento extensamente difundido durante siglos era que el ajo guardaba del mal sobrenatural. Las guirnaldas de ajo colgadas en la parte exterior de las puertas de las viviendas pretendían alejar de la casa a las brujas, vampiros o espiritus malignos.

También era el ajo utilizado como amuleto protector. Por ejemplo, los luchadores que se enfrentaban a toros colgaban durante la lucha un diente de ajo alrededor de su cuello para protegerse contra los peligrosos cuernos del animal.

Por diversas razones, y a pesar de su uso masivo como antiséptico en las 2 guerras mundiales, el renombre del ajo comenzó a disminuir desde principios del siglo XX, y mediado el mismo el ajo sólo se encontraba en restaurantes y tiendas de gastronomía. Recientemente, ha rebrotado y crecido su reputación y, aunque son llegar a las cotas de apreciación que había alcanzado en otros momentos de la historia, vuelve a ser un cultivo valorado a cuyo fruto conceden múltiples aplicaciones.

El ajo se está investigando profundamente tanto por sus propiedades medicinales ocmo por sus efectos sobre pacientes con lumbago y artritis. En la India, los doctores resaltan los estudios que demuestran que el ajo tiene efecto preventivo en el desarrollo de la arteriosclerosis, de la tensión arterial alta y de la hipertensión.

El ajo tiene asimismo aplicaciones industriales importantes que pasan a menudo inadvertidas. Los dientes de ajo, cuando están destilados en agua, aislan un aceite que contiene los compuestos esenciales en la creación de olefinas. Estas moléculas complejas se utilizan en la fabricación de lubricantes, selladores y aglutinantes. La poliolefina, una forma levemente más compleja de la sustancia, se utiliza en la vulcanización del caucho, un proceso crítico para hacer del caucho un artículo duradero y un producto industrialmente viable.
Estos rasgos hacen del ajo una planta resistente, capaz de crecer en suelo pobre en climas ásperos con poco o nada de cuidado. Una vez descubierto por los seres humanos, no es extraño que el ajo se convirtiera rápidamente en un cultivo básico en casi todas las civilizaciones.
Aunque no se sabe con certeza cuando fué descubierto el ajo por el hombre, probablemente tribus nómadas difundieron su suso y cultivo hacer varios miles de años. El botánico , en su obra "Origen de las plantas cultivadas", aseguraba que estas tribus habrían llevado el ajo a través del Asia Menor hasta Egipto, desde donde la planta habría llegado a Mesopotamia, la India y Europa.

Sea como fuere su difución, la utilización del ajo es casi legendaria: ya en el siglo 8 A.C. el ajo crecía en el jardín del rey de Babilonia; los eruditos chinos mencionan el ajo en las escrituras en sánscrito en el 3000 A.C.;la dieta sumeria incluyó el ajo como ingrediente básico; el ajo aparece en el ShiH Ching (Libro de las Odas o de la Poesía), una colección de poemas escrita en la época de Confucio y se consideraba la base de la poesía china; y, también en China, era el ajo estimado en ceremonias y rituales, y se cuenta que los corderos ofrecidos para los sacrificios eran sazonados con ajo para hacerlos más que agradables a los dioses.

Los antiguos egipcios adoraron al ajo como a un dios, y su nombre era invocado a menudo en los juramentos oficiales. Era tan valioso que 15 libras de ajo compraban un esclavo sano. Dirante la construcción de las pirámides, los trabajadores seguían una dieta que consistía sobretodo en cebolla y ajo, del que se decía que proporcionaba vigor para resistir la dura faena. Tan importante era este alimento en la dieta de los trabajadores que se llegaron a realizar  paradas en el trabajo cuando los abreros no recibían su acostumbrada ración de ajo, lo que algunos han llegado a denominar como la primera huelga de la historia.

De su uso en prácticas máginas o rituales hay también referencias, como el hallazgo de indicios sobre la inclusión de ajos entre los objetos que acompañaron al faraón TutanKamon a su tumba. Probablemente, siguienteo una creencia común a otras culturas, feron allí depositados con la finalidad de que alejaran a los malos espíritus.

Los vikingos y los fenicios no olvidaban incluir el ajo entre las provisiones antes de emprender cualquier viaje. Los Cruzados que regresaban a Europa después de las lejanas batallas se acreditaban, generalmente, trayendo ajos con ellos. Hacia el año 1000 D.C. el ajo era producido en prácticamente todo el mundo conocido y era reconocido universalmente como una planta valiosa. Muchas culturas aprecianban ya al ajo más allá de su valor dietético y sugerían abiertamente que tenía propiedades medicinales e incluso máginas.

Los filósofos y los eruditos alabaron igualmente las muchas virtudes del ajo. Aristófanes sugirió que los atletas y los soldados que fueran a entrar en batalla comieran ajo para incrementar su valor y su coraje, Plinio escribió sobre la capacidad del ajo de curar la tisis, Virgilio comentó que el ajo realzaba y mantenía la fuerza de los trabajadores agrícolas, Celsio recomendó el ajo como curación para la fiebre, Hipócrates pensó que era una buena medicina para muchos problemas de salud y Mahoma, el profeta, proclamó que si el ajo era aplicado directamente en una picadura o una mordedura de facilitaría la curación de estas heridas.
Diseña y Desarrolla:

Diseña y Desarrolla:

HISTORIA
El ajo (Allium sativum) es una planta herbácea de la familia de las liliáceas que se cultivan en conzas de clima templado y seco para obtener bulbos aromatizantes y medicinales.

Esta es la definición básica que podemos encontrar en cualquier enciclopedia, pero el ajo es, cultural e históricamente, mucho más, ya sea en la gastronomía de afamadas cocinas, entre ellas la mediterranea, lo consideran ingrediente fundamental, la medicina probablemente sea la planta curativa más conocida y utilizada o las prácticas máginas de fama universal es su aplicación como ahuyentador de vampiros.

Se ha situado el origen de estaplanta en e
l Asia Central, en la desértica región siberiana de Kirgiz. En esa zona los veranos son secos y cálidos, con escasas precipitaciones, y la planta del ajo tuvo que adaptarse a este áspero clime. El ajo tuvo que crecer cuando habia humedadm en la primavera y el otoño, y también tuvo que poder sobrevivir sin el agua en los meses excepcionalemnte secos del verano y el invierno. Así, la planta se adaptó a su ambiente de modo que el ciclo de su crecimiento comenzará en el otoño, para aprovechar las precipitaciones de esa época, y cuando llegaron los fríos inviernos o los veranos secos y calurosos se mantuvo inactivo. Los dientes del ajo almacenan grandes cantidades de aliment, que le permitían soportar largas etapas de inactividad y esperar a que llegaran las lluvias de la primavera para que la planta continuara su proceso de crecimiento. Su sistema de enraizamiento y sus hojas relativamente pequeñas fueron laclave de la supervivencia de esta planta.

Estos rasgos hacen del ajo una planta resistente, capaz de crecer en suelo pobre en climas ásperos con poco o nada de cuidado. Una vez descubierto por los seres humanos, no es extraño que el ajo se convirtiera rápidamente en un cultivo básico en casi todas las civilizaciones.
Aunque no se sabe con certeza cuando fué descubierto el ajo por el hombre, probablemente tribus nómadas difundieron su suso y cultivo hacer varios miles de años. El botánico , en su obra "Origen de las plantas cultivadas", aseguraba que estas tribus habrían llevado el ajo a través del Asia Menor hasta Egipto, desde donde la planta habría llegado a Mesopotamia, la India y Europa.

Sea como fuere su difución, la utilización del ajo es casi legendaria: ya en el siglo 8 A.C. el ajo crecía en el jardín del rey de Babilonia; los eruditos chinos mencionan el ajo en las escrituras en sánscrito en el 3000 A.C.;la dieta sumeria incluyó el ajo como ingrediente básico; el ajo aparece en el ShiH Ching (Libro de las Odas o de la Poesía), una colección de poemas escrita en la época de Confucio y se consideraba la base de la poesía china; y, también en China, era el ajo estimado en ceremonias y rituales, y se cuenta que los corderos ofrecidos para los sacrificios eran sazonados con ajo para hacerlos más que agradables a los dioses.

Los antiguos egipcios adoraron al ajo como a un dios, y su nombre era invocado a menudo en los juramentos oficiales. Era tan valioso que 15 libras de ajo compraban un esclavo sano. Dirante la construcción de las pirámides, los trabajadores seguían una dieta que consistía sobretodo en cebolla y ajo, del que se decía que proporcionaba vigor para resistir la dura faena. Tan importante era este alimento en la dieta de los trabajadores que se llegaron a realizar  paradas en el trabajo cuando los abreros no recibían su acostumbrada ración de ajo, lo que algunos han llegado a denominar como la primera huelga de la historia.

De su uso en prácticas máginas o rituales hay también referencias, como el hallazgo de indicios sobre la inclusión de ajos entre los objetos que acompañaron al faraón TutanKamon a su tumba. Probablemente, siguienteo una creencia común a otras culturas, feron allí depositados con la finalidad de que alejaran a los malos espíritus.

Los vikingos y los fenicios no olvidaban incluir el ajo entre las provisiones antes de emprender cualquier viaje. Los Cruzados que regresaban a Europa después de las lejanas batallas se acreditaban, generalmente, trayendo ajos con ellos. Hacia el año 1000 D.C. el ajo era producido en prácticamente todo el mundo conocido y era reconocido universalmente como una planta valiosa. Muchas culturas
aprecianban ya al ajo más allá de su valor dietético y sugerían abiertamente que tenía propiedades medicinales e incluso máginas.

Los filósofos y los eruditos alabaron igualmente las muchas virtudes del ajo. Aristófanes sugirió que los atletas y los soldados que fueran a entrar en batalla comieran ajo para incrementar su valor y su coraje, Plinio escribió sobre la capacidad del ajo de curar la tisis, Virgilio comentó que el ajo realzaba y mantenía la fuerza de los trabajadores agrícolas, Celsio recomendó el ajo como curación para la fiebre, Hipócrates pensó que era una buena medicina para muchos problemas de salud y Mahoma, el profeta, proclamó que si el ajo era aplicado directamente en una picadura o una mordedura de facilitaría la curación de estas heridas.
Un pensamiento extensamente difundido durante siglos era que el ajo guardaba del mal sobrenatural. Las guirnaldas de ajo colgadas en la parte exterior de las puertas de las viviendas pretendían alejar de la casa a las brujas, vampiros o espiritus malignos.

También era el ajo utilizado como amuleto protector. Por ejemplo, los luchadores que se enfrentaban a toros colgaban durante la lucha un diente de ajo alrededor de su cuello para protegerse contra los peligrosos cuernos del animal.

Por diversas razones, y a pesar de su uso masivo como antiséptico en las 2 guerras mundiales, el renombre del ajo comenzó a disminuir desde principios del siglo XX, y mediado el mismo el ajo sólo se encontraba en restaurantes y tiendas de gastronomía. Recientemente, ha rebrotado y crecido su reputación y, aunque son llegar a las cotas de apreciación que había alcanzado en otros momentos de la historia, vuelve a ser un cultivo valorado a cuyo fruto conceden múltiples aplicaciones.

El ajo se está investigando profundamente tanto por sus propiedades medicinales ocmo por sus efectos sobre pacientes con lumbago y artritis. En la India, los doctores resaltan los estudios que demuestran que el ajo tiene efecto preventivo en el desarrollo de la arteriosclerosis, de la tensión arterial alta y de la hipertensión.

El ajo tiene asimismo aplicaciones industriales importantes que pasan a menudo inadvertidas. Los dientes de ajo, cuando están destilados en agua, aislan un aceite que contiene los compuestos esenciales en la creación de olefinas. Estas moléculas complejas se utilizan en la fabricación de lubricantes, selladores y aglutinantes. La poliolefina, una forma levemente más compleja de la sustancia, se utiliza en la vulcanización del caucho, un proceso crítico para hacer del caucho un artículo duradero y un producto industrialmente viable.
MAYORISTAS  Y  EXPORTACIÓN
MAYORISTAS  Y  EXPORTACIÓN
DE AJOS Y CEBOLLAS
MAYORISTAS  Y  EXPORTACIÓN
DE AJOS Y CEBOLLAS
MAYORISTAS  Y  EXPORTACIÓN
DE AJOS Y CEBOLLAS
Ajos Palacios S.L.
Ajos Palacios S.L.
Ajos Palacios S.L.
MAYORISTAS  Y  EXPORTACIÓN
MAYORISTAS  Y  EXPORTACIÓN
DE AJOS Y CEBOLLAS
MAYORISTAS  Y  EXPORTACIÓN
DE AJOS Y CEBOLLAS
MAYORISTAS  Y  EXPORTACIÓN
DE AJOS Y CEBOLLAS
Ajos Palacios S.L.
Ajos Palacios S.L.
Ajos Palacios S.L.